En Séneca. Martirologio y consumación

Por Rael Salvador
raelart@hotmail.com
 
Publicado el domingo 16 de febrero de 2014
Suplemento Palabra/Periódico El Vigía
 
“Y es ahí, en la crisálida de esta felicidad, candado que cierra la vida abierta, donde el gusano del dolor incuba sus alas”
 
“El ser se ha convertido en un sonido visual de astillas”
 
LOS CHAMANES se inspiran en las fieras, los sacerdotes en los hombres inmolados. Así, de esta observación meditada, surge el nahual y el martiriode los santos.Lo escondido, lo interior, lo oculto se revela.  
 
El misterio se nos vuelve sonata (sonido), refejo (imagen) o poesía (lo que dice).
 
Eclipse inverso, la luz se contrapone ala noche materna cuando el niño lanzael aullido del nacimiento; entonces, en lasencillez de la aceptación, el amor realizasu tarea genética y la sonrisa de la madrese reproduce en el espejo de su rostro:surge la felicidad mimética.Y es ahí, en la crisálida de esta felicidad,candado que cierra la vida abierta, dondeel gusano del dolor incuba sus alas.En el pulsar de todo corazón, expuesto éste al naufragio de la relación íntima –como lo deja claro el estudio fotográfico de Nacho Felix (California, 1984) autorretratos del dolor pasados por el tamiz del amor–, las lágrimas de sangre arrastran siempre nuestra identidad primitiva, esencia que se deshace en un serpenteante río de soledad, experimentando la perturbación violenta del dolor metafísico, veneno humano que se traduce en gemido.El ser se ha convertido en un sonido visual de astillas…Lastima, identificándonos la herida. El que lo dio todo, en un silencio rítmico, en una música desgarradora, se queda con el corazón en el exterior del pecho, abortando su desnudez primigenia en el suelo frío y, arcada vomitiva, extendiéndola en una larga noche de sangre oscura.Duelo, purificación: mutismo que visualizamos. En la mano, conteniendo el latido vis-ceral con los dedos crispados, sofoca el sonido del desamor con el estrépito de la imagen.
 
Las fotografías de Felix, escenario profundo que irrumpe desde la sencillezdel lienzo, muestra el agravio viviente de lo binario reproductivo, sobresaltoy reflexión del amor en nuestro propio fuero: engaño que utiliza la naturaleza para perpetuar la especie. Es curioso, quizá contradictorio, pero la dulce impiedad de la naturaleza utiliza el amor sublime como carnada reproductiva. Lo demás, detritus rosa para melodías de primavera y trovadores fuera de ciencia.
 
* En el marco de la Ruta del arte, la exposición “Al final”, , del fotógrafo Nacho Felix, se inaugura este miércoles 19 de febrero, a las 7:00 p.m., en la Galería 184.
 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s